Problemas en la aduana

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada
Mi amigo Justin. Beijing, China.

Mi amigo Justin. Beijing, China.

En una calle del Pekín antiguo, con más de 500 años de historia, aún se respiran aires de antaño. Con sus pequeños comercios y abundantes cafeterías, algunas de ellas con Internet, es un buen lugar para dejarse caer, pasear y acabar cenando en algún restaurante chino de la zona. Tiene muchísimo encanto y cualquiera que vaya a Pekín tiene una buena razón para recorrerla.

En esta calle se encuentra el Bar Uno de Nan Luo Gu Xian donde trabaja Justin, un estadounidense que conocí en Ulaanbaatar y que vive en Beijing desde hace casi siete años. Gracias a él he podido contactar con gente muy interesante e introducir las quelitas en la gastronomía pekinesa. Aunque no me lo han puesto nada fácil.

Ha sido una pena porque por culpa de las aduanas y el servicio de mensajería no me han entregado las quelitas a tiempo en Pekín.

Como os decía, Justin me presentó a su compañero de negocio chino y a dos amigos tibetanos, uno tenía una escuela para enseñar inglés a gente con un bajo nivel de vida y ayudarles así a progresar y poder encontrar un buen trabajo. Tenzin, el otro tibetano, tenía una cafetería preciosa que está situada a mitad de la calle.

Todos ellos probaron las quelitas y se enamoraron de ellas. Me pidieron más para enseñarlas a sus amigos pero no me quedaban. Les prometí regresar cargado de galletas de Inca.

Me hubiese gustado poder llevarlas a la escuela tibetana de inglés para que los estudiantes las probaran. ¡Algo más que hacer el próximo viaje a China!
_____
Puede leerse también en El Mundo – www.elmundo.es

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Problemas en la aduana

  1. Pingback: Tweets that mention Problemas en la aduana | Diario Nómada -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *