En Siberia a -10º

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada
Siberia, Rusia.

Siberia, Rusia.

La palabra Siberia da frío. Nieva con sólo decirla. Cuando pienso en este lugar del mundo, a mi cabeza vienen ideas como gulags, trabajos forzados a prisioneros y disidentes políticos. También el petróleo.

Siberia me ha atraído. Cuando cojo un mapamundi, casi en un acto reflejo, me fijo siempre en dos sitios: Siberia y Antártida. Lugares inaccesibles y misteriosos.

En el Transiberiano, el paso desde Europa a Asia se hace pasando los Montes Urales, entre la ciudad de Perm y Yekaterinburgo, aunque la frontera rusa entre continentes la tienen situada a las afueras de esta última ciudad. Mi destino desde Moscú está en Omsk (en ruso Omck). Se trata de una ciudad situada al norte de Khazajstan. Durante la URSS era un punto estratégico que tenía una fábrica de cohetes y por eso estaba cerrada a extranjeros. Era, pues, un lugar prohibido.

Actualmente tiene un millón de habitantes y es una ciudad tan grande como caótica. Durante mi estancia el termómetro no ha subido de -10º.El río, obviamente helado, se convierte en linde de uno de los lados de la ciudad.

La avenida principal alberga todos los edificios importantes. Aquí no hay McDonalds, pero sí muchísimos Kentucky Fried Chicken. El capitalismo americano ha llegado a Siberia. Unos cines con películas estadounidenses y una pizzería tex-mex están ubicadas junto enfrente del parque que conmemora el levantamiento bolchevique y el aplastamiento de un ejército que se formó aquí para derrotar a los comunistas, ya victoriosos en Moscú.

Los comunistas destruyeron la mayoría de las iglesias, todas ortodoxas, de la ciudad. Hace diez anos se recaudaron fondos entre todos los ciudadanos y levantaron los mismos templos de forma idéntica a cómo habían sido antes de que los derribaran. Esto ocurrió tanto en la ciudad como en el campo, donde volvieron a construir un monasterio de monjas situado junto a unas aguas termales.

El verdadero problema que le veo a las ciudades rusas es su limpieza, son sucias. Con nieve todas quedan bonitas, pero intuyo que en verano el campo debe estar espectacular y las ciudades excesivamente sucias.

Si alguien se plantea hacer el Transiberiano durante el verano, yo lo haría parando únicamente en ciudades pequeñas de pocos habitantes. De esta manera, se tiene mayor oportunidad de estar en contacto con la naturaleza y la gente real.

_____
Puede leerse también en El Mundo – www.elmundo.es

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to En Siberia a -10º

  1. Pingback: Tweets that mention En Siberia a -10º | Diario Nómada -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *