Desde Rusia con amor

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada
Catedral de San Basilio, Moscu

Catedral de San Basilio, Moscú

“Desde Rusia con amor”. Recibí esta frase en mi móvil nada más aterrizar en Moscú y yo se la envié también a otra persona. Pero no me sentí como James Bond, sino como Bill Murray en Lost in Translation. Aquí nadie habla inglés, o mejor dicho, prácticamente nadie. Todo está en cirílico así que supongo que Moscú debe ser una de las ciudades del mundo con más turistas perdidos.

Estamos a cinco bajo cero, entre el frío y handicap del lenguaje empleo más tiempo orientándote para llegar al lugar correcto antes de helarme por el camino.
En cuanto aterricé, me vino a la mente Sean Connery y la melodía de inicio de La Caza del Octubre Rojo, la primera de las pelis de Jack Ryan. Sencillamente impresionante. Así es Rusia, imponente y enorme.

Tras llamar a Alexey, en cuya colchoneta he dormido esta noche, pasé los controles de pasaportes pero mi ensaimada y mi sobrasada no entraron a Rusia. Supongo que se las debieron comer los policías de la frontera que me las retiraron.

Quedé con Alexey en la estación de Belaruskaya y fuimos a comprar mi ticket del Transiberiano y algo para que yo pueda comer durante estos días que estoy con él. Alexey vive en un típico bloque comunista en el que los pisos deben tener unos 35m2 y, obviamente, el piso no oculta su edad. ¿Para qué quiero hoteles lujosos si puedo vivir en casa de un moscovita real?

Alexey tiene un mapa del mundo de 2,5×2 metros en una de las paredes y se me ha caído la baba al verlo. Tenía marcados los países visitados. Por lo que veo, compartimos afición: ¡Queremos descubrir el mundo entero!
Al otro lado del mapamundi tiene otro de EEUU y en él están hay pegadas fotografías de sus viajes. Está marcado el recorrido que hizo cuando estuvo tres meses dando la vuelta al país entero el año pasado.

Esta mañana he cogido un bus y he bajado sin saberlo donde estaba la boca del metro. Ahí todo está también en cirílico así que también es muy fácil perderse, pero he conseguido llegar a la catedral de Cristo Salvador y de ahí caminando al Kremlin, la Plaza Roja y la catedral de San Basilio.

El Kremlin es una fortaleza espectacular y resulta curioso que en un momento en particular me ha recordado a la Torre de Londres. Tengo que decir que me ha sorprendido que los bobbies sonrían más que los policías rusos.
A medida que conozco Moscú, tengo claro que tenía que verla en invierno porque es como me la imaginaba, pero la próxima vez vendre en verano. ¡Seguro!

_____
Puede leerse también en El Mundo – www.elmundo.es

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Desde Rusia con amor

  1. Pingback: Tweets that mention Desde Rusia con amor | Diario Nómada -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *