De Pekín a Xining en el corazón de China

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada
En el tren comiendo Quelitas.

En el tren comiendo Quelitas.

Tras una semana en Pekín ya toca continuar el viaje. Como el Tibet sigue cerrado cogemos el tren a Xining, una ciudad que se encuentra de camino a Lhasa, nuestro destino final. De ésta manera Juan y yo estaremos a 25 horas de tren de la ciudad de Lhasa cuando nos lleguen los permisos de entrada al Tibet y no a 50 horas.

Elegimos la Hard Sleeper Class para viajar y cogimos el tren a mediodía. Así podíamos comparar con los trenes rusos y mongoles. Y la verdad es que los chinos, han sido mucho mejores. Las camas eran más amplias y no tan duras como esperábamos. Algo que nos sorprendió es que tras movernos por el tren éramos los únicos turistas.

Sin mucho éxito intentamos entablarconversación con nuestros compañeros de vagón. Algunos iban a Xining como nosotros. Lo único que conseguimos fue sacarles muchas carcajadas con nuestro intento de hablar chino en vano. Ellos no hablaban ni una palabra de inglés ni de español así que a base de señas nos íbamos comunicando.

En medio de este galimatías dialéctico les preguntamos por el lago Qinhai al que queríamos ir pero resultó como dialogar con un muro. Lo más divertido fue cuando saqué mi bolsa de Quelitas y les di unas cuantas, todos querían, les encantaron. Yo sólo pensaba que me estaba acercando al Tibet y me estaba acercando a Lhasa, la capital del Dalai Lama, donde vería el Potala. Desde niño siempre había estado fascinado por el Tibet. Un lugar de muy complicado acceso y seguramente mágico.
_____
Puede leerse también en El Mundo – www.elmundo.es

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to De Pekín a Xining en el corazón de China

  1. Pingback: Tweets that mention De Pekín a Xining en el corazón de China | Diario Nómada -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *