Asturias, el país de los osos

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Amanece con lluvia, la visión al abrir las cortinas ha sido muy diferente a la de ayer, con un factor con el que no contábamos, el viento, todos los árboles son sacudidos violentamente por un fuerte vendaval. Hoy es uno de los días más esperados por mí, ¡vamos a intentar ver osos y montaremos a caballo! Aunque no es la época típica de avistamientos, pero nunca se sabe.

Nada más salir del hotel y dejar las maletas en los coches, vamos caminando hasta el Centro de Interpretación de la Fundación Oso Pardo donde nos cuentan el ciclo del Oso Cantábrico, así como su protección durante los últimos veinte años ya que estaba en peligro de extinción y gracias a esta ha triplicado su población.

Nos subimos al 4×4 con dos integrantes de la Patrulla Oso y no puedo sino pensar en Yellowstone y su famoso Oso Yogui. Nos encaminamos montaña arriba hasta el Lago del Valle, aunque hacemos una parada estratégica para dar una vuelta a caballo. En teoría teníamos que subir hasta el lago haciendo una excursión, pero no estamos seguros, la lluvia ha parado temporalmente, pero no queremos encontrarnos en medio del campo sobre los caballos. Txema y yo nos subimos a lo John Wayne mientras Guille nos graba y nos vamos al trote hacia el caminito de la montaña. Empieza a chispear y decidimos volver al 4×4 para continuar el camino al resguardo del agua.

Llegamos al Lago del Valle donde llueve y el viento debe superar fácilmente los 100km/h y la temperatura debe estar alrededor de los 9º, una combinación que hace que nos calemos de frío. Doy gracias de haberme traído la chaqueta cortavientos, Txema lo está pasando mal. La Patrulla Oso nos muestra unos rebecos a través del telescopio, están lejísimos pero los tenemos al lado. No vemos osos, pero nos quedamos un rato mirando a través del telescopio, al que le conectan una cámara de fotos y lanzan algunas instantáneas.

Continuamos por un camino subiendo una montaña hasta la Braña de Mumián donde está lleno de Cabañas de Teito, utilizadas para hospedar ganado o pastores que se quedaban en lo alto del monte cuidando los animales. Txema se cae accidentalmente sobre el barro y se pone perdido de él. Afortunadamente no se ha hecho nada y su cámara y móvil están intactos.

Bajamos del monte hasta la Pola de Somiedo para comer antes de partir hacia Trabao, un pequeño pueblo en la Reserva de la Biosfera “Muniellos – Fuentes del Narcea” en la que conocemos a Vitorino, un tornero que trabaja la madera de manera artesanal desde hace muchísimos años y ha montado “El Rincón Cunqueiru, una tiendecita en las que vende su producto artesanal con su propia página web y presente en muchas de las redes sociales.

Abandonamos Trabao para continuar el camino hasta Posada de Rengos donde nos espera nuestro hotel y la cena. Con este día apetece algo de calor y relax para acabar el día. Mañana vemos una bodega cercana. Aquí en medio de la montaña, me parece que va a ser interesante.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Asturias, el país de los osos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Elisa dice:

    Yo también pensé en Yogui y Bubu!
    Saludos

  3. Pingback: Asturias, naturaleza en estado salvaje | Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *