Asturias, descubriendo la Reserva de la Biosfera

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Ayer inicié un viaje especial. A primera hora de la mañana (5.30am) me despertaba para coger un vuelo a Madrid donde coincidiría con Txema León de Viajar Sin Destino y Guillermo Mendo de Minube, nuestro compañero Carlos Olmo de Vagamundo, finalmente no pudo venir a este viaje para descubrir lo que realmente es una Reserva de la Biosfera en Asturias.

Nos esperaban más de seis horas de carretera desde Madrid hasta Asturias, exactamente Asiego de Cabrales, un pequeño pueblo al que llegamos por el Este, entrando por Cantabria. Rodeados por los Picos de Europa, recuerdo que lo primero que me apareció en la mente fue: vamos a tener un viaje rodeados de naturaleza y vida salvaje.

Pero la Reserva de la Biosfera no es exactamente eso, sino mucho más, simboliza la unificación de la Naturaleza con el hombre, con el cómo puede este convivir con ella de una manera no agresiva durante muchísimos años, en las que va extrayendo de ella lo que necesita, sin abusar y siempre con muchísimo respeto.

En Asiego comemos nada más llegar, alrededor de las cuatro de la tarde, en un restaurante de comida casera donde empezamos a disfrutar de las primeras Sidras de la tierra. De eso se trata nuestra primera actividad del viaje, de descubrir cómo durante tantos años han estado elaborando el famosísimo Queso de Cabrales y la fantástica Sidra. Visitamos las cuevas donde fermentan los quesos desde tiempos inmemoriables, curioso que el propio moho de la cueva sea lo que haga fermentar al queso. Nunca me habría imaginado que los quesos pudieran hacerse así. Luego visitamos un “llagar” donde se elaboraba Sidra. Todas estas actividades forman parte de la “Ruta’l Quesu y la Sidra” que se elaboran todas en Asiego de Cabrales, lo más importante es que cualquier persona puede hacer la ruta en la que le explicarán toda la elaboración del Queso de Cabrales y la Sidra Asturiana que incluye su lado gastronómico en la que tomas los productos.

Abandonamos Asiego ya con las últimas luces del día mientras vamos a nuestro próximo destino, Avín, donde haremos una parada estratégica para ver el Albergue de la Casa de la Montaña, de unos guías especializados en los Picos de Europa, ofrece alojamiento económico y de calidad en la zona Este de Asturias. Altamente recomendable.

Proseguimos nuestro viaje ya agotados rumbo a Prieres en Caso, al Sur de Oviedo, tras dos horas de camino cenamos en un restaurante de carretera que nos trae una comida exquisita, mi estómago ya no da para más después de la comilona de mediodía, pero hago un esfuerzo porque vale la pena. Ya pasadas las doce llegamos a nuestro hotel, en lo alto de una colina y con la bóveda estrellada. El pequeño hotel rural L’Aldea Perdida donde sin dudarlo, me tumbo agotado. Mañana será otro día.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Asturias, descubriendo la Reserva de la Biosfera

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. He estado este verano por toda la zona. A ver qué nuevos sitios descubro… Un abrazo a los tres!!!

  3. Elisa dice:

    Todo un descubrimiento!
    Saludos
    Elisa, en Argentina

  4. Pingback: Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *