Asturias auténtica

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Iniciamos nuestro segundo día por Asturias amaneciendo en Prieres (Caso), me encanta abrir la cortina y ver los paisajes verdes con un sol precioso que nos ilumina el día. No podemos irnos de aquí sin dar una vuelta por el pueblecito, lleno de casas con mucha historia a sus espaldas.

A los pocos minutos de empezar a caminar nos encontramos a Leonor, una anciana que saca siete de sus vacas a pastar. No puedo sino pensar… “¡qué auténtico!”. Esto es lo que he venido a disfrutar en estas tierras. Muchas veces en los blogtrips la gente se queja de que son demasiado organizados y vemos exclusivamente lo que los destinos quieren. Aquí gozamos de una libertad que nos permite pasarnos un buen rato con la señora, acompañarla al campo donde Txema practica sus nuevas adquiridas técnicas de pastoreo y Guille no puede dejar de grabarlo en vídeo mientras yo hablo con la anciana, de Gijón, que se han vuelto al pueblo tras la jubilación de su marido y para no aburrirse, pues tienen vacas entre otros animales. Asturias auténtica.

Volvemos a despedirnos del hotel y ponemos rumbo a Campo de Caso donde nos enseñarán cómo se elabora el auténtico Queso Casín, un tipo de queso elaborado en Caso. Exactamente el queso de la casa a la que vamos, de Marigel, ha sido galardonado en múltiples ocasiones, ganando incluso el premio a “Mejor Queso de Asturias” en 2010. El Queso Casín es muy especial, recuperado del olvido hace unos veintitres años, se elabora íntegramente de manera artesanal y no hay ninguna máquina participando en el proceso, que tiene incluso dos fases de curación.

Partimos de la quesería rumbo a Rioseco donde comemos tras dar un paseo por el pueblo. Lo más divertido ocurre al acabar de comer cuando entra la alpinista Rosa Fernández recién regresada del Himalaya de escalar uno de los ochomiles. Me viene a la mente el viaje al Tíbet del año pasado, y el regreso a Nepal. Esa cordillera es mágica. Recuerdo las condiciones que habían en el Campo Base del Everest y no puedo sino admirar más todavía a Rosa, subiendo ochomiles tras superar un cáncer. Impresionante.

Tras la potente comida y un café que nos ayuda a no caer en una siesta segura cogemos el coche para, durante unas dos horas, circular por unas estrechas carreteras que rodean montañas que nos llevan a Pola de Somiedo, un pequeño pueblo ubicado en un valle junto a un riachuelo y las escarpadas paredes de las montañas que lo rodean. El buen tiempo se ha tornado lluvia y nada más llegar vamos directos al hotel, toca un poco de relax hasta la hora de cenar, que mañana será un largo día.

_____
Fotografía de Rosa Fernández y yo (C) por Txema León

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Asturias auténtica

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Asturias, el país de los osos | Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *