Sachsenhausen, el campo de concentración perfecto

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada
ARBEIT MACHT FREI

ARBEIT MACHT FREI

Si visitas Berlín, y te interesa la Historia, y más particularmente la II Guerra Mundial, no debes dejar de visitar el Campo de concentración de Sachsenhausen.

Se decía que era el campo de concentración perfecto; con forma de triángulo casi equilátero, permitía un gran control sobre sus presos. Debido a su proximidad a Berlín, pasaron por él grandes personalidades políticas de toda Europa y fue el campo en el que se fraguó el intento de inestabilizar el dólar estadounidense y la libra británica, teniendo a toda una serie de judíos trabajando en la fabricación de moneda falsa.

Aproximadamente 200.000 personas pasaron por Sachsensausen. Ideado en un inicio como campo de trabajos forzados debido a la gran cantidad de prisioneros que habían en las cárceles de Berlín y alrededores. De ahí su famosa frase “Arbeit Macht Frei” (el trabajo te hará libre). Cabe destacar que los prisioneros en un principio, entraban y salían una vez terminada su pena (incluso los judíos). No fue hasta más tarde, que se les confinaron a estar en campos. Desde aquí también salieron varios trenes dirigidos al Campo de Exterminio de Auschwitz II-Birkenau.

En los últimos años de la Gran Guerra, se construyó una cámara de gas para poner en práctica la “solución final al problema judío” con Ciclon B. Ya al final de la guerra y viendo la caída del régimen, todos los prisioneros con posibilidad de caminar salieron del campo en lo que se le llamó la “marcha de la muerte” pues los alemanes hicieron caminar a todos sin límite y la mayoría murieron caminando debido al delicado estado de salud en el que estaban.

Hoy en día es fácil llegar en tren desde Berlín pues está situado en Oranienburg, muy cerca de la capital del país. El campo está prácticamente diáfano, con algunas barracas restauradas para mostrar al visitante el campo en sí. Los rusos erigieron un monumento en medio del campo para celebrar su liberación. Los alemanes, como en el resto de campos, destruyeron las cámaras de gas y hornos crematorios. Pero se conservan como fueron abandonados.

This entry was posted in Destinos Turísticos & Turismo and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Sachsenhausen, el campo de concentración perfecto

  1. Yo estuve en Sachsenhausen hace un par de años y me sobrecogió muchísimo. Una cosa es ver las imàgenes de un campo de concentración en la tele o en un película, pero cuando estás allí, caminas por donde ellos caminaron, ves dónde los fusilaban o lo que queda de la cámara de gas es inevitable emocionarse. Sólo al llegar y ver la gran alambrada que circunda el campo y la caseta donde se reunían los oficiles pone los pelos de punta.
    Yo le recomiendo a todo el mundo que va a Berlín que haga un hueco para Sachsenhausen, es un hueco que su corazón nunca volverá a llenar.

  2. Txema León dice:

    Cuando yo estuve ya era una hora a la que estaba cerrado. No había nadie aunque aún había luz y se podía ver desde fuera, y el silencio unido a todos los carteles donde te explican cómo funcionaba aquello e historias de la gente que estuvo allí recluida es una sensación difícil de describir. Aunque no tuvimos visita guiada sí que nos fuimos “contentos” con lo que habíamos visto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *