Las Galápagos de Perú, las Islas Ballestas

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Me despierto temprano, son las seis de la mañana. Estoy emocionado. Hoy cogeré una lancha para visitar las Islas Ballestas, algo así como las Islas Galápagos de Ecuador pero en Perú. De tamaño mucho más reducido, son un paraje natural que sigue siendo salvaje y actualmente está protegido.

Tras una ducha y un rápido desayuno empiezo a caminar hacia el puerto. Aunque más que puerto no es más que un pequeño embarcadero. Ya está la lancha esperando. Qué puntualidad. Totalmente inesperado. Tras subirme, me comentan que pasaremos a recoger a otras personas por otro embarcadero. Empiezo a revisar mi equipo fotográfico. Tengo espacio suficiente en la tarjeta. Baterías cargadas.

El mar está como un plato. Apenas hay olas. De camino a las Ballestas hacemos una parada. Ante mí tengo “El Candelabro”. El guía dice que es una señal de Nazca. Pero Nazca está muy lejos. Y tampoco cumple los requisitos de las señales de Nazca. El dibujo está compuesto por varias líneas. Las líneas de Nazca tienen únicamente una línea que crea todo el dibujo. Resulta impresionante que en una zona arenosa hayan hecho un dibujo y siga aquí desde hace cientos de años.  El guía comenta que la zona en la que está hecho no le da nunca el viento, pues la corriente es del Sur y el dibujo está en una cara Norte. Nunca tienen viento del Norte. Curioso.

Seguimos nuestro trayecto hacia las Islas Ballestas. Ya de camino empiezo a ver todo tipo de pájaros que vuelan en diferentes formaciones. Precioso. Vemos un pelícano que vuela realmente bajo, se acerca a nosotros y sigue su rumbo. Parece que todos vamos al mismo lugar.

Ante mí se yerguen unos islotes de roca completamente infestados de fauna. Nunca había visto tantos pájaros, pingüinos, cormoranes, pelícanos… juntos. Están todos apretados en la roca. Me parece totalmente impresionante la tolerancia que tienen unos con otros, comparten el espacio sin ningún tipo de problema. Hago fotografías a todo lo que se mueve. Me paro. Me pongo a pensar en la grandeza de la Naturaleza. Observo y no dejo de ver animales que viven de una manera feliz. Que viven en estado salvaje. Que sin que nadie les haya dicho nada, han decidido todos vivir conjuntamente en unos trozos de roca que ocupan 0.12km2 Frente a nosotros aparecen los leones marinos. Vuelvo a fotografiar. Nos acercamos mucho a la isla. Puedo sacar fotografías de primeros planos de los animales. Un grupo de pingüinos está delante de mí. Son pequeños. Me recuerdan a los divertidos pingüinos de la película de dibujos animados Madagascar. Me los imagino tramando algún plan alocado. Alrededor de nuestra lancha se bañan unos cormoranes.

No paro de pensar en que esto es un don de la Naturaleza, y si esto me parece espectacular, qué habría sido de las Galápagos. Me entran unas ganas enormes de descubrir las islas de Darwin. Me dejé algunas cosas en Ecuador por ver, pero ahora se vuelven mucho más prioritarias. Tiene que ser un oasis para la fotografía.

Seguimos dando vueltas a los islotes. Junto a nosotros nadan desde pingüinos hasta leones marinos. Nos sobrevuelan gaviotas y pelícanos. Me encanta. No puedo parar de hacer fotografías. Veo un pingüino solitario infiltrado en un grupo de cormoranes y le hago una foto. Me pongo a reír. Parece que se dice a sí mismo, este no es mi lugar. Vemos unos patiazules en las rocas. Un alcatraz que tiene las patas de color azul. Un azul que recuerda a un dibujo animado.

Nos hacen regresar. Las dos horas dando vueltas se han pasado en un suspiro. Lanzo las últimas fotografías. La lancha coge velocidad y nos alejamos de las islas. Miro hacia atrás. Veo las Ballestas y sólo pienso en las Galápagos, próximo destino.

Dos leones marinos hembra.

Pelícanos y cormoranes, Islas Ballestas.

Pingüinos, Islas Ballestas.

This entry was posted in Destinos Turísticos & Turismo and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Las Galápagos de Perú, las Islas Ballestas

  1. Pingback: Las líneas de Nazca, las señales que sólo se pueden contemplar desde el cielo | Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *