Mojitos y sonrisas a bordo del Grand Voyager

Posted on by Ana Salvá
Imagen portada

La diversión estaba servida. Cuando subimos a bordo del Grand Voyager para asistir a la fiesta de presentación de la temporada de Iberocruceros 2011, nos esperaba una atenta tripulación y una barra libre de comida y bebida. Los asistentes salimos pronto a la terraza a pedir mojitos y disfrutar de las vistas. El sol no podría acompañar mejor la jornada.

Después de ponernos a tono con una amplia oferta de cocktails, tuvo lugar la presentación de la temporada de la naviera, en la que Pedro Costa explicó la filosofía y las ofertas de la compañía.

Cuando terminó la presentación nos trasladamos a los camarotes a ponernos de etiqueta para asistir a la cena de gala. Más tarde, el Club de la Comedia rompió con la formalidad de la velada. Sólo faltaba alcohol en la sala, pero pronto se abrió la discoteca con barra libre de bebidas, los hombres desabrocharon sus corbatas y las mujeres movieron sus caderas hasta altas horas de la madrugada.

Lo felices que fuimos muchos por la noche, lo dejamos de ser cuando el director del crucero nos despertó a todos por la mañana. Se había abierto el buffet del desayuno para invitarnos, con cortesía, a abandonar el Grand Voyager. El evento había terminado con las ganas de seguir de más de uno y con el nuevo síndrome de querer viajar con la compañía.

This entry was posted in Diario Nómada and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *