Balance del año 2010

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Se clausura un año. Es momento de hacer balance de lo que se ha hecho y deshecho durante él. Escribo esto a día 1 de enero de 2011. Y cuando pongo mi mente en el 2010 sólo tengo buenos recuerdos. Proyectos que se empezaron y salieron bien.

Empecé el año con la India y Nepal en mi cabeza. Había ido unos dos meses antes y me dejó marcado. Me había encantado y buscaba una manera de seguir con la fotografía y especializarme en lo que me gustaba, la fotografía de viajes y reportaje social-documental.

A principio de año tomé una de las decisiones más arriesgadas de mi vida. Me compré los billetes para hacer un viaje que había organizado años atrás; desde Moscú hasta Nueva Delhi sin avión. Todo para conseguir material fotográfico para presentar a Lonely Planet Images y poder mover luego el material. Volvería casi sin blanca, pero el que no arriesga no gana. El itinerario cambió un poco del viaje organizado años atrás. Como quería ir contando lo que hacía, creé este Diario Nómada, con otra apariencia pero la misma esencia, relatar el viaje, hablar de fotografía y aventuras. Lo que no me esperaba es que un día antes de iniciar el viaje, me contactaran del Diario El Mundo para que trasladara el Diario Nómada al periódico y así llegara a más gente. Una apuesta interesante que se convirtió en toda una aventura.

Empecé el viaje y lo único que me llevé para poder ir relatando el mismo fue un iPhone libre, con el que iba comprando tarjetas de telefonía y enviando los contenidos. La emblemática empresa de galletas de Mallorca Quely se interesó en el proyecto y decidió patrocinarlo. Me acabó pagando el viaje y yo fui repartiendo galletas por toda Asia, desde ONG en Mongolia hasta la India.

El Volván Tungurahua

La vuelta fue chocante con la mayoría de gente pidiéndome que hiciera una exposición, que querían ver las fotografías. No había hecho ninguna exposición, y me encontraba con el problema de no tener ninguna sala para exponer. Mediante un contacto conseguí una semana en el Centro Cultural de la Misericordia de Palma. Todo lo que me moví para promoverla fue poco, sobre todo en radio y prensa. Y aunque la mayoría de amistades familiares fallaron el día de la inauguración debido al funeral de un político famoso, me sorprendí de que más de cuatrocientas personas asistieran a esa inauguración, gente mayoritariamente joven y que habían seguido el blog.

Tras la exposición y hablando con El Mundo, había que proponer otra aventura. Por fechas y organización, surgió el viaje en el que ahora mismo me encuentro. Realizar desde Quito hasta Ushuaia y luego subir hasta Rio de Janeiro, todo el viaje en furgoneta. Necesitaba un blog nuevo. Necesitaba más patrocinadores. El precio se disparaba.

Con un fantástico grupo elaboramos esta nueva apariencia del blog, más interactiva que nunca. WUAI se encargó de diseñar la apariencia. EMBAT Consultors hizo toda la maquetación. OBEX puso su tecnología de geoposicionamiento para que todos supiérais dónde estoy en cada momento y BOTIZE se encargó de hacer que todos mis twitts aparecieran en un mapa, mostrando en directo lo que yo iba haciendo.

Todo un verano proyectando y trabajando y de repente un correo electrónico apareció en la bandeja de entrada. Panama Jack decidió patrocinar el proyecto. El primer patrocinador al que le siguieron otros. SanDisk se unió también ofreciendo más de 500GB en tarjetas de memoria y La Tienda del Viajero se ofreció también entregando gran parte del material que utilizaría en el viaje. La llamada más importante llegó exactamente una semana antes de coger el avión. Coca-Cola y su Instituto de la Felicidad habían decidido patrocinar el viaje por entero para que fuera en busca de la felicidad y lo contara en el diario El Mundo.

Jugando a fútbol a 4000 metros de altura!

Más al límite no se ha podido estar. Justo cuando parecía que todo había sido en vano, todo finalmente salió bien. Empecé el viaje y hace dos días llegué a Bolívia, y el artículo que publiqué fue el 14º más leído en España y el 4º en América. Una recompensa a acabar por los suelos sin poder respirar debido a los gases lacrimógenos que lanzaron… Aunque no soy periodista, escribo artículos sobre mi viaje, y reconforta saber que lo que publico se lee.

Acaba un año y empieza otro. Ha acabado un año en el que he tomado muchos retos. Empieza otro con otros nuevos. Sólo espero que este 2011 sea igual de bueno que el 2010.

This entry was posted in Diario Nómada and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Balance del año 2010

  1. Zai dice:

    ¡Me ha encantado tu crónica del 2010! Ahora por fin me he enterado de cómo llegaste hasta aquí… jaja.
    Ya sabes, mucho ánimo sobre todo cuando las cosas se pongan difíciles, y a seguir disfrutando del camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *