Salento, llegamos a la tierra de los cafeteros

Posted on by Juan Carlos Castresana

Tras el día de traslado desde Cartagena en la costa caribeña de Colombia hasta Armenia en el corazón del país, y justo en el centro de la zona cafetera, amanecemos en la campiña, rodeados de colibríes que con su enorme actividad nos incitan a empezar un nuevo día recorriendo las colinas en las que se cultiva uno de los mejores cafés del mundo.

Salimos temprano por la mañana rumbo al Valle del Cocora. El paisaje ha cambiado, las playas y el mar han dado paso a un verde profundo, colinas y muchos plataneros y cafetos (plantas de café). Desde que cogí el avión rumbo a Colombia, no he parado de pensar en este momento. Estoy en la tierra de los cafeteros.

Llegamos al mirador del Valle de Cocora para observar las vistas, el río y las montañas mientras, obviamente, tomamos un café. Debido a las fiestas locales está todo repleto de colombianos que han venido a pasar unos días de diversión. Nos apresuramos a llamar para confirmar la reserva del restaurante, no queremos quedarnos sin comer por overbooking…

Al lado del restaurante conocemos a Marco Fidel, un arriero cafetero que aprovecha el tirón de las fiestas para sacarse unos pesos haciéndose fotos con los visitantes. El hombre nos cuenta la historia de la zona, del valle y sus habitantes. Increíble, en mi cabeza un pensamiento: estamos “dentro” de la fotografía.

El tiempo empeora por momentos y empieza a lloviznar, decidimos bajar a Salento para acercarnos a la famosa Cafetería Jesús Martín en la que nos dan una clase magistral de preparación de café y donde nos tomamos el que para mí puedo decir que ha sido el mejor Capuccino de mi vida; sin azúcar, en su punto ideal, con los ingredientes básicos café y leche, obviamente preparados de una manera única.

La elaboración de café es una religión para las gentes que habitan esta zona de Colombia. Desde el cultivo hasta la degustación, los procesos cafeteros pasan por muchos pasos para asegurar la máxima calidad en sus pepitas de café. En Jesús Martín podemos degustar un café orgánico muy ácido, típico de la región al estar elaborando y cultivando el café a más de mil metros de altura.

Al fin deja de diluviar y las gentes salen a la calle, toca celebrar las fiestas, la plaza mayor y las calles colindantes rebosan de gente bailando salsa y merengue, y para acabar con reggeton. Nosotros nos tomamos unas cervezas para brindar por el viaje y tras cenar y algún bailoteo, ya toca retirarse, mañana nos toca descubrir todos los entresijos del café de Colombia.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Salento, llegamos a la tierra de los cafeteros

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *