Recuperando mi golf en el #blogolftrip de Tenerife

Posted on by Juan Carlos Castresana

Ocho años sin tocar un palo de golf y de repente todo vuelve. Aunque el golf no es un deporte precisamente de aventura, creo que es una historia interesante, porque entre aventura y aventura siempre va bien un poco de relax, y eso es precisamente lo que el golf da a quien entiende lo que es: relajación y disfrute absolutos.

Empecé a jugar a golf allá por el año 1996 en el Kilmashogue GC. cerca de Dublín, Irlanda, donde estudié un tiempo. Todo porque así podía acompañar a mi padre en sus partidas de golf. Debo confesar que me encantaba, tanto el golf, como jugarlo con mi padre. Soy una persona nerviosa, inquieta, y el golf me ofrecía una vía de escape, una manera de desconectar del mundo rodeado de naturaleza, de tonos verdes y un olor muy característico a césped recién cortado.

El golf es un deporte muy poco entendido y a mi parecer, desmesuradamente elitista y caro en España. Si bien hay campos públicos, no estamos al nivel de otros países. En Estados Unidos, Irlanda o Inglaterra y Escocia, es un deporte de todos y para todos. Obviamente en estos lugares hay campos de golf en los que se pagan fortunas por jugar, pero en muchísimos otros pagas 30 euros y te incluyen el desayuno, los dieciocho hoyos y la comida. Es un deporte para disfrutar y lo juegan todo tipo de personas, desde fontaneros hasta ejecutivos. Todos juntos aman el mismo deporte, porque tiene un sentimiento especial. En el golf juegas contra ti mismo y el campo te va poniendo pruebas, que debes ir solucionando.

Con la muerte de mi padre en 2005 dejé de jugar y por la cabezonería de un buen amigo inglés, volví a jugar en Londres no hará ni tres meses. Los sentimientos confrontados me dieron los dieciocho hoyos más extraños de mi vida. Pero aquí estoy, desempolvando mis palos de golf y tirando bolas en el campo de prácticas dispuesto a recuperar el hándicap y a volver a disfrutar del juego.

Toda esta introducción viene a que hace unos días regresé de asistir al primer #blogolftrip que se celebró en Tenerife: #blogolftripTNF. Curiosa es la vida a veces, justamente empiezo a recuperar el golf, y me invitan a un viaje para que disfrute del golf en cuatro fantásticos campos de Tenerife, que por cierto, también descubrí en el viaje. No fui solo, me uní a un elenco de #jugones que se dedican a propagar la palabra del golf por la red. Y confieso que me reí como en pocos viajes. Esta es la historia.

Tras practicar en Mallorca y pese a no tener el nivel de juego que tenía antes, acepté la propuesta de asistir al primer #blogolftrip que se celebraría en Tenerife. No es que hable mucho de golf, y no creo que vuelva a tratarlo mucho en Diario Nómada (estoy preparando algo alternativo) pero creo que os puede interesar.

El pasado viernes 11 de mayo cogí el avión rumbo a Tenerife, más curioso por saber quién iba a conocer en el viaje, que por lo bien que fuera a jugar a golf, y lo divertido acabó siendo, que no solo ha sido uno de los viajes con más risas de mi vida, sino que tampoco jugué tan mal como pensaba.

Al aterrizar en la isla ya había una furgoneta esperándome. El resto del grupo había llegado antes y ya estaban en Vincci Buenavista Golf, al Oeste de la isla, así que nos encaminamos hacia ahí para nada mas llegar, y con una cajita de picnic, ir directo al campo de golf, que la partida había empezado y llegaba tarde. Ahí conocí a José Luís Moya @joseluismoyac, coordinador del #blogolftripTNF y posteriormente a Marta Segura @martasegura y Fernando Egido @fegido, compañeros de mi primera partida de golf tinerfeña.

El Buenavista Golf, ubicado junto al Océano Atlántico, ofrece un campo con múltiples dificultades que hacen sacar de ti el mejor golfista que tienes dentro, si bien las calles anchas ayudan a mantener el juego equilibrado. La partida ya empezó con carcajadas en cuanto vi una palmera enorme cerca y evidentemente la bola fue directamente a impactar al árbol, pero también me ofreció mi primera oportunidad de birdie (un golpe menos del estipulado)  en un par 3 -foto superior- que aunque fallé, me dio muchos ánimos a seguir trabajando en recuperar mi juego.

El Hotel Vincci Buenavista Golf, del cual arriba tenéis tres fotografías, está ubicado justo encima del campo de golf, con unas fantásticas vistas tanto del campo como del océano, si bien está rodeado de plataneros (de algún lugar tienen que salir tantos plátanos de Canarias que todos comemos!) lo que le da un toque exótico, las piscinas y habitaciones son de ensueño.

Tras acabar la partida conocí a los demás participantes del viaje. Pablo Herrero de @fueradelimites con sus compañeros Ovidio Vidal @ovidiov y Enrique Soto @esoto; Jorge Bultó @JorgeTwittour coordinador de @twittourgolf, la cuenta de golfistas twitteros; David Amezqueta @mikebelindo que escribe “blog de golf de un hándicap alto“; Javier Romero @filazos, escritor de filazos.com; Mario Díaz @mdiaz_elmundo de elmundo.es; Carlos Palomo @carpalomo de Canal+ Golf y Borja Nieto @borjanietotoba, golfista profesional que se trajo su cámara para retratar todos los momentos.

Al día siguiente nuestro minibus puso rumbo Sur pasando por paisajes de rocas y tierra negra volcánica, con el Teide siempre presente. Nuestra meta durante la mañana fue Abama Golf, un complejo 5*GL situado junto al océano y con unos edificios con una arquitectura más que curiosa, que me recordaron Naboo de la Guerra de las Galaxias. El interior de las habitaciones y el propio complejo son impresionantes, pero confieso que lo que me gustó fue el campo de golf. Perfectamente cuidado, ofrecía unos paisajes espectaculares con cascadas, búnkers de arena blanca y miles de palmeras.

Tras comer en la Casa Club de Abama Golf pusimos rumbo a Golf Las Américas, posiblemente el club de golf que más he disfrutado de Tenerife, con un diseño que se entremezcla con la naturaleza que le rodea. Más bien llano pero no por ello sin dificultad, es un campo con búnkers muy bien situados y amplias calles así como con greenes con muchos desniveles que ofrecen un aliciente extra para todos los golfistas. La tranquilidad que se respiraban durante esos dieciocho hoyos junto al fabuloso diseño del campo me dieron unas horas en las que disfruté del golf como cuando era niño. Posteriormente fuimos al Hotel Jardín Tropical, un fantástico hotel que entremezcla el verdor de la naturaleza en su arquitectura y diseño, ofreciendo junto al mar, un lugar idóneo para descansar.

La mañana del último día llegamos al último campo de golf de nuestro viaje, Golf del Sur, del cual jugué más bien poco ya que me dediqué a grabar a mis compañeros para poder hacer los vídeos que veis más arriba. Lo más curioso que noté fueron los búnkers de arena negra, bien típicos de área volcánica y pese a ello, un campo con tres recorridos diferentes de nueve hoyos.

Tras la comida vinieron las despedidas y mientras el resto del grupo se encaminaba de vuelta a la península, a mí me tocaba quedarme una noche más para enlazar vuelos de vuelta a Mallorca. Fantástica mi primera experiencia #blogolftrip. Desde aquí mi más sincera enhorabuena a la organización y al destino turístico por hacer posible un viaje de este tipo.

De toda esta aventura me quedo con tres cosas…
la gente que he conocido durante el viaje: gracias por las risas, espero volver a veros!
el golf: feliz de haberlo retomado!
Tenerife: sin duda un destino al que volver. El vivir en una isla hace que busques otros destinos diferentes. Y he descubierto, que pese a ser isla como Mallorca, es completamente diferente. Apuntada en la lista para regresar!

________
Fotografías: todas las fotografías están tomadas con mi iPhone 4S a excepción de la fotografía principal del artículo (en la que salgo yo dando un golpe) que está tomada por @borjanietotoba.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Recuperando mi golf en el #blogolftrip de Tenerife

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *