Parque Tayrona, selva y playas vírgenes en Colombia

Posted on by Juan Carlos Castresana

Tras el primer día por Colombia entre Santa Marta y Minca hoy nos toca un día duro, vamos al Parque Tayrona que alberga selvas y playas vírgenes, pero lo curioso, es que uno puede ir para hacer camping y comer en restaurantes disfrutando de los fabulosos paisajes.

Empezamos el día temprano, tenemos hora y media hasta llegar a la entrada del parque y luego muchas horas de caminar, unos dicen hora y media, otros tres, pero solo de ida! La vuelta no está clara, teóricamente volvemos con caballos. Justo antes de llegar, paramos al lado de la carretera para dar una vuelta con unos quads e Ignacio Izquierdo nos demuestra por qué lo llaman el Fernando Alonso del barro. Resumiendo, no pasa de 10 km/h, pero eso sí, hace muchísimo ruido y nos partimos de risa todo el tiempo, los quads buenos se los llevaron un grupo que daba una vuelta de varias horas… jejejejeje ;)

Llegamos al Parque y la multitud se hace ver sin entrar siquiera, se nota que estamos en período vacacional en Colombia porque tenemos ante nosotros a muchísima gente que ha venido a pasar no solo el día, sino a dormir. Me digo… creo que va a haber gente, pero en el mapa es todo tan grande, que no creo que se note…

Estaba en lo cierto, tras hacer papeleo burocrático llegamos al aparcadero, dejamos la furgoneta y tras tomarnos un café ecológico cultivado por indígenas emprendemos la marcha, empezamos a discurrir entre árboles, la selva se va convirtiendo en la jungla que recuerdo en mi visita al Amazonas hace un año, qué recuerdos, la extenuante humedad, los característicos sonidos… En este caso hay un sonido nuevo, bajo la selva tenemos un arrecife, y tras caminar un poco podemos ver el mar, un contraste precioso el azul con el verde.

Seguimos la marcha hasta que nuestro paisaje cambia de un modo drástico, surgen muchísmias rocas enormes a los lados, y el mar, a nuestra derecha, deja huecos en los que se ve el paraíso. Una playa virgen enorme se muestra ante nosotros, imagino que sigue igual desde hace cientos de años, impecable, el paisaje no deja de recordarme las islas salvajes que se muestran en películas como Náufrago o Robinson Crusoe. Algunas de estas playas tienen el cartel de “Prohibido bañarse” debido a la fuerza del agua con la que te arrastra kilómetros mar adentro. Increíble.

Tras más de hora y media de caminata se nos ha hecho la hora de comer y hacemos una parada en un espacio con restaurante en el que comemos lo más rápido que podemos para continuar la marcha hasta la playa del Cabo, nos queda mínimo hora y media de ida, y otra hora y media de vuelta y tenemos que regresar a tiempo antes de que anochezca… El reto de caminar y caminar, ir viendo calas pequeñas para llegar a la última que promete ser fantástica es lo que nos hace no pararnos hasta que el tiempo se empieza a nublar hasta llegado el momento en que tenemos nubes ocupando prácticamente todo el cielo. Decidimos no seguir caminando y disfrutar un poco del agua, bañarnos y regresar a tiempo para coger los caballos.

El grabar el vídeo de lo que hacemos nos lleva algo más de la cuenta y para cuando regresamos, los caballos se han ido con otros pasajeros, nos toca caminar en oscuridad por la selva. Cuarenta y cinco minutos de sonidos fantásticos, momentos como el #castreruin en el que no quise dejarle la Blackberry a Guille por no gastar batería que nos mantuvieron con carcajadas durante todo el trayecto hasta llegar al aparcadero de nuevo. Debo confesar, que me gustó más la selva de noche que de día, tiene una energía especial…

Volvemos a Santa Marta para cenar y acostarnos, mañana por la mañana toca ir a Cartagena de Indias, una ciudad histórica al Norte de Colombia que me muero por visitar…

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Parque Tayrona, selva y playas vírgenes en Colombia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *