Las islas flotantes de los indios Uros

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Temprano llego al puerto de Puno, la ciudad del peruana lindante al Lago Titicaca. El lago a gran altura más grande del mundo se muestra ante mí con un aire limpio y un agua extrañamente azul, me recuerda al Mediterráneo. El Titicaca es curiosamente es un lago algo salado.

Tomo una barca que me llevará a las islas flotantes de los indios Uros. Los Uros pertenecen a los Aymaras, unos indios que huyendo de los agresivos Incas, se fueron lago adentro construyendo sus propias islas hechas de cañas de totora. Aunque flotantes, las islas están ancladas. Esto permitía a los indios tener una semi independencia por parte de los Incas, a quienes temían.

Tardamos media hora en llegar al grupo de más de cincuenta islas que conforman la comunidad de los Uros. Nos dirigimos a una en particular. Ahí me esperan un grupo de señoras que me reciben cantando. Muestras de cariño. No hablan español. La comunicación va a ir a través de mi guía Oswaldo. Él habla Quechua y me va a traducir durante los próximos días.

Toda la isla está cubierta de algo parecido a la paja. En realidad es totora. Pienso en que si alguien tirara un cigarrillo, desaparecería toda la isla. Me pregunto cómo cocinan los indios. Nos sentamos en medio de la isla, entre las chozas que rodean un grupo de plantas y flores. Vienen un grupo de mujeres y un hombre. Me empiezan a explicar cómo viven; hago preguntas y me las responden.

Antiguamente hacían islas mucho más grandes. En cada isla vivían muchas famílias. Desde hace unos cincuenta años han cambiado a islas más pequeñas con menos gente. De esta manera donde habían unas quince islas ahora hay más de cincuenta. Cada isla tiene alrededor de unos dos metros de grosor que va aumentando conforme van poniendo más capas y capas. Todas las islas están ancladas al fondo marino mediante unas anclas situadas en todos los lados de las islas. La profundidad en el área en el que se sitúan es de unos veinte metros por lo que no es tan difícil anclarlas.

Aunque la mayoría de Uros Aymaras se dedican a mostrar su sistema de vida a los turistas, existen un grupo pequeño de ellos que decidieron seguir viviendo únicamente tal y como llevaban haciendo desde hacía cientos de años. Admirable.

Toda la vida de los Uros está ligada a las cañas de totora. Construyen barcos o sus casas con este material. Me muestran su barco. Caben más de veinte personas en él. Tardan más de tres meses en hacerlo, y durará entre seis y nueve meses en pudrirse dependiendo de la intensidad del uso y la calidad de los materiales. Tienen un terreno lleno de tierra en el que hacen fuegos controlados para cocinar, aunque los que pueden permitirselo se han comprado unas pequeñas cocinas de gas. Aún así, siguen manteniendo su identidad.

Las famílias que viven en las islas se dedican mayoritariamente a la confección de material para vender posteriormente en mercadillos turísticos o para los propios visitantes de las islas. Ya no es solo una economía de subsistencia. La mayoría de hijos deciden emigrar a la ciudad. El cambio de estilo de vida está en la línea de lo que se está generando en todo Perú. Más y más gente emigra a las ciudades en busca de fortuna y felicidad.

El lago provee de todo lo necesario a los Uros, la pesca es abundante y la lluvia también. Sorprende que los Incas dejaran a estas tribus vivir de manera ajena al imperio. Al menos en parte. Los Incas destacaban por ser realmente severos con sus enemigos y sin embargo tuvieron a estas tribus tan cerca de Cuzco, la capital del Imperio Inca. Obviamente los Uros no podían escapar muy lejos, dado que los Incas dominaban todo el lago. Pero la perseverancia de los Uros nos demuestra que la constancia y la decisión lo consiguen todo.

Parte de la aventura #Sudamérica2011.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Las islas flotantes de los indios Uros

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Un día en la vida de una india Quechua | Diario Nómada

  3. Pingback: El lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo | Diario Nómada

  4. La verdad que, curiososísimos los barcos, más bien parecen fenicios o algo así.
    Lo de “Uros” me recuerda los crucigramas que yo hacia hace años, aquello de Uro=Toro , no sé si tendrá algo que ver.
    Buen post
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *