Machu Picchu, el tesoro de los Andes

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Pasear por “la ciudad perdida” de los Incas es una experiencia increíble. Tras cuatro días haciendo el Camino Inca, con sólo un pensamiento en la cabeza, llegas y ves el tesoro que guardan las montañas. La niebla le da un tono místico que hace que te preguntes qué oculta la famosa ciudadela.

Machu Picchu está dividido en varios niveles bien estructurados con una plaza central que separa la zona ceremonial de la residencial e industrial. El templo del Sol está cuidadosamente adornado. Todavía se desconoce la función real del complejo, todo lo que hay son suposiciones y conjeturas. Pero todos están de acuerdo en que tenía un alto valor para la civilización Inca.

En su descubrimiento en el año 1911 por el americano Hiram Bingham estaba cubierto de vegetación. Las labores de restauración se han dejado ver y el resultado es espectacular. Los sistemas de drenaje, intactos desde la civilización Inca funcionan a la perfección. Soportaron un diluvio de varias horas y cuando subí horas más tarde no había rastro del agua de la mañana.

Tras las ruinas está el Wayna Picchu, la montaña que vigila el complejo. Se puede subir y en su cumbre hay un pequeño templo con un mirador. El sendero es realmente empinado y no apto para personas con vértigo debido a los precipicios que hay al lado de las escaleras. Por esa razón cuando llueve en exceso se suele cerrar su acceso.

La energía que transmite el lugar junto con el sentimiento de estar “dentro” de la fotografía dan una sensación fantástica. Perderse caminando entre los edificios encontrando caminos sin salida forman parte de ir descubriendo Machu Picchu.

El hacer el Camino del Inca otorga a los visitantes más de tres horas sin aglomeraciones pues se suele llegar a las ruinas alrededor de las seis de la mañana y los primeros trenes de Cuzco llegan a Machu Picchu sobre las nueve de la mañana. Ver el amanecer y los primeros rayos de sol sobre el complejo es una maravilla.

El llegar a Machu Picchu el día de Nochebuena y poder pasear disfrutando del sol y un ambiente fantástico da una culminación especial al primer mes de viaje, un sentimiento de felicidad, de trabajo bien hecho. Ahora toca celebrar y descansar de cuatro días de caminata.

This entry was posted in Destinos Turísticos & Turismo and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Machu Picchu, el tesoro de los Andes

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Indiana Jones y la Aventura de la Arqueología | Diario Nómada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *