Atacama, la región más árida del planeta

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Tras salir huyendo de Bolívia por el Gasolinazo, la subida de más del 80% de los impuestos en el carburante, las revueltas en las que acabé por los suelos debido a los gases lacrimógenos del ejército he entrado en Chile por su parte más Norte. He tenido que desviar toda mi ruta y visitar Atacama, su desierto y su salar.

Antiguamente territorio boliviano, la gran mayor parte del desierto de Atacama fue conquistado en la Guerra del Pacífico entre Bolívia, Perú y Chile ganando este último. Tras los hallazgos de grandes cantidades de cobre, el territorio se ha vuelto estratégico para la economía chilena, que lo exporta en su mayoría. El cambio entre la fisiología del terreno entre Bolívia y Chile es enorme. Pasamos de unas zonas fértiles entre los Andes a la zona más árida que existe, donde solo viven animales y hombre cerca de los pocos oasis que hay. Las minas imperan en el paisaje conforme me acerco a la costa. Fruto de ellas son las ciudades de Arica y Iquique.

Pero el desierto de Atacama no es solo conocido por ejercer de frontera natural entre Chile y Perú, sino que alberga uno de los salares más grandes del mundo, el Salar de Atacama. Actualmente parte de la Reserva Nacional de los Flamencos. Antonio me acompaña al salar y me explica mucho sobre él. La formación del salar ha dado a la zona un turismo diferente, que ahora se está empezando a regular para la preservación del área.

Curiosamente, los flamencos viven en un estrecho vínculo con los salares, donde procrean. Yo tenía que visitar el Salar de Uyuni en Bolívia, el más grande que existe, pero por las protestas de los bolivianos he tenido que salir corriendo del país con peligro de quedarme sin seguro de viaje al ser país “no recomendado para visitar”. Ya en 2003 la violencia en el país hizo que el presidente del momento tuviera que renunciar.

El Salar de Atacama ocupa todo el sur de “la ciudad en medio del desierto” también conocida como San Pedro, me he tenido que quedar en esta ciudad varios días a la espera de poder continuar mi ruta por Argentina. Todo lleno de flamencos que han emigrado durante su período de verano, es precioso caminar por el salar viendo esta maravilla de la naturaleza, disfrutando de los mismos volando sobre nuestras cabezas y alimentándose a solo unos metros de nosotros. El olor salino recuerda me recuerda al Mar Mediterráneo, sin embargo el paisaje es insólito. De la arena del desierto hemos pasado a rocas salinas que surgen de la propia Tierra. Los tonos blancos de la sal se entremezclan con los tonos marrones de la arena que se ha adentrado en el salar. Apenas se oye nada salvo las pisadas de los turistas. Cada cierto tiempo los flamencos se hablan entre ellos y se ponen a volar en círculos.

“Sólamente quedan unos cuantos millares de flamencos, muchos se cazaban para ser disecados” me explica con tono triste Antonio. Afortunadamente ante la extinción de los flamencos los mayores países sobre los que van emigrando decidieron actuar protegiendo muchas de sus zonas de acción y creando Parques Naturales restringidos en cada uno de los países como Chile, Argentina o Bolívia para que las aves puedan moverse con libertad. “Mi abuelo comenta que antes venían dos o tres veces más flamencos que antes” me dice señalando las montañas. “Aunque yo estoy contento, gracias a la Reserva vuelven a aumentar el número de flamencos” sentencia.

Hoy en día se extraen grandes cantidades de sal y se aprovecha el viento del desierto para obtener energía eólica, las nuevas energías van suplantando a las antiguas. La naturaleza parece ayudarnos dando algo a cambio de respetarla, y a veces no solo lo que vemos a primera vista.

This entry was posted in Destinos Turísticos & Turismo and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Atacama, la región más árida del planeta

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *