Itinerario del viaje a Sudamérica

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Cabe destacar que el itinerario de éste viaje NO está cerrado y los días puestos así como el itinerario en sí es puramente orientativo. Teóricamente el viaje se inicia el día 19 de noviembre de 2010 y acabará la primera semana de marzo de 2011, llegando a Río de Janeiro para los Carnavales
Cualquier consulta o anotación no dudes en contactarme.

Sudamérica 2010

Sudamérica 2010

Sudamérica 2010

Día 1 al 6

Empiezo el tour de Sudamérica en Quito, primero visitaré la ciudad de Otavalo, famosa por su mercado de artesanía. Rumbo al Este, siguiendo unas estrechas y turtuosas carreteras llegaré a los lindes perdidos del Amazonas, la ciudad de Tena será mi puerta a la jungla del Amazonas. Aquí, acompañado de guías experimentados, exploraremos a pie este exótico ambiente.

Días 7 al 12

Más al Sur, colgado alto en las montañas de Ecuador, está ubicada la ciudad de Baños. Ésta ciudad-spa, donde los ecuatorianos van a relajarse en los baños termales es ideal para hacer senderismo alrededor de las cascadas o el imponente cañón rocoso cercano. Desde ahí, de nuevo en la carretera iré rumbo Sur siguiendo los Andes hasta Perú.

Días 13 al 18

Tras un día en la autopista panamericana llegaré a la frontera con Perú. Descansaré varios días acampando en la playa. El siguiente paso será las ruinas de Chan Chan, una ciudadela imperial de los reyes pre-Incas Chimu que fueron conquistados por los Incas. Dicen que es la ciudad hecha con ladrillos de barro más grande del mundo.
Siguiendo con los Andes cerca a mi izquierda y el Océano Pacífico a mi derecha llegaré a la capital, Lima. Aquí es fácil encontrarlo todo, desde flamantes tiendas a abundante pobreza o rascacielos pegados a museos o lugares históricos.

Días 19 al 25

Dejando Lima mi próxima parada será las Islas Ballestas en la Reserva Nacional de Paracas. En barco podré visitar los raros y exóticos pájaros y mamíferos que habitan en esas islas. Después pongo rumbo a uno de los misterios arqueológicos más grandes del mundo: las líneas de Nazca. Todas éstas figuras y símbolos, excarvados en el suelo del desierto se ven mejor desde el aire. Por esa razón sobrevolaré la zona en avioneta. Un tour a Sudamérica no está completo sin ver éstos símbolos misteriosos.
Siguiendo hacia el sur visitaré Puerto Inca, un antiguo puerto Inca al lado del cual acamparé en la playa para disfrutar del Pacífico antes de comenzar a subir los Andes. Las siguientes dos noches las pasaré en Arequipa a 2315 metros de altitud, dándome tiempo a aclimatarme a la altura y disfrutando de la ciudad colonial con el impresionante Volcan Misti de fondo tras la ciudad. Arequipa también es la puerta de entrada a uno de los cañones más profundos del mundo. El doble de profundo que el Gran Cañón, el Cañón Colca es sencillamente impresionante. Aquí despertarse temprano tiene su recompensa pues se dice que a primera hora se pueden ver los Cóndores dando vueltas alrededor de las aguas termales que hay al fondo del cañón.

Días 26 al 32

Tras la carretera más dura de todo el viaje llegaré a Cuzco. Considerada por muchos como la ciudad más interesante para visitar en Sudamérica, Cuzco está rodeada por el Valle Sagrado de los Incas y ofrece un amplio abanico de actividades para explorar la región. Me quedaré seis días para tener tiempo suficiente de visitar lugares tan altamente soñados como Machu Picchu, la ciudad entre las nubes. También exploraré otras ruinas y tomaré fotografías y vídeos de la cida en Cuzco con sus coloridos mercados.

Días 33 a 37

La frontera natural entre Perú y Bolívia, a 3800 metros, es el lago Titicaca. Hogar de los Indios Uros que han construído sus moradas en islas de juntos flotantes. En barco visitaré las islas flotantes durante todo el día y luego daré un paso más frente a los turistas convencionales y me quedaré por la noche con una de esas famílias indias en las menos conocidas islas Amantani o Taquile. Pasando algún tiempo durante mi viaje por Sudamérica en éstas comunidades locales me dará una verdadera oportunidad de aprender más acerca de la vida tradicional de las gentes andinas y sus costumbres. Desde aquí tardaré varios días en llegar a la capital de Bolívia, La Paz. Un buen lugar para hacer una pausa y pasear por los mercados dedicados a la brujería y los santones, así como para ir a algún club “pena” para escuchar música folklórica andina.

Días 38 a 43

Abandonando La Paz entramos en la Bolívia de verdad, donde los Indios Aymara y Quechua exprimen sus pequeños trozos de tierra para sobrevivir en un clima realmente duro donde las carreteras pavimentadas son un mero sueño. Tras otro día en la carretera llegaré a Potosi. A más de 4000 metros es la ciudad más grande de su tamaño en el mundo y 400 años atrás era la ciudad más poblada de toda América. Vastas cantidades de plata se extraían de Potosí y se enviaban a España. Me adentraré en una de éstas minas, las cuales siguen funcionando con las mismas técnicas que hace cientos de años para tener una idea real de cómo era la vida aquí años atrás. Al dejar atrás el inóspito altiplano llegaré al blanquecino y llano salar de Uyuni.

Días 44 a 47

Varios días para atravesar el salar y llegar a Argentina descendiendo los Andes hacia la ciudad colonial de Salta donde descansaré unos días.

Días 48 a 53

Tras Salta pongo rumbo Sur pasando a través de lagos y grandes precipicios hasta que llego a Cafayate, la primera región vinícola de Argentina. Famosa por sus vinos blancos, visitaré algunas bodegas de la zona. Continuando Sur enlazaré con la ruta 40, la ruta más larga de Argentina, hasta Mendoza, la región vinícola más grande de Argentina. Desde aquí pongo rumbo a Chile cruzando los Andes pasando el Puente Inca y el Paso de San Martín llegando a una capital moderna, Santiago.

Día 54

Día en Santiago de Chile.

Días 55 a 60

Dejando Santiago pasaré por algunos pequeños pueblos y lagos azules con montañas custodiándolos mientras atravieso el Distrito de Lagos de Chile. Pucon, será mi base de actividades para los próximos días donde haré un trekking al Volcán Villarrica y rafting en unos ríos de los Andes. Tras subir los Andes pasando por valles y rodeados de altísimas montañas llegamos a Bariloche en Argentina. Destino turístico para argentinos por sus pistas de ski, tiene buenos lugares para hacer senderismo.

Días 61 a 68

Bastante más en el interior de Argentina, en las profundidades del Sur y tras una insufrible carretera llegaré a las zonas salvajes de la Patagonia. El viento perpetuo hace difícil que crezcan árboles o plantas, por eso durante un amplio recorrido encararé una tierra de llanuras con césped. De todas maneras en breve habrá recompensa llegando a los estupendos Glaciares NP – el glaciar más grande del mundo donde además cogeré un barco para llegar cerca del Glaciar Moreno, unos 200 metros todavía más arriba. Torres del Paine NP es otra de las áreas espectaculares de la Patagonia donde escarpados precipicios de granito dominan el panorama. Visitaré las zonas cercanas haciendo senderismo y con caballos.

OPCIÓN A

Días 69 a 83

Continúo rumbo al Sur a través de las salvajes y preciosas tierras hasta la punta del fin del mundo, la isla de Tierra de Fuego. Cogiendo un ferry llego a la ciudad más al Sur de la Tierra, Ushuaia, donde se pueden ver las aguas verdes del Canal de Beagle y los picos nevados tras él. Tras cruzar a la costa atlántica de la Patagonia podré visitar uno de los santuarios marinos. Pingüinos, leones marinos, elefantes marinos, pájaros de mar y a veces hasta se pueden ver ballenas. Desde Ushuaia cogeré un barco de carga que me llevará a la Antártida. Serán casi diez días, cuatro de ellos sobre el Continente Blanco. Tras la vuelta, cogeré un avión a Buenos Aires.

Días 84 a 86

Un viaje a Argentina no está completo sin una visita a su capital así que seguiré por la costa hasta Buenos Aires. Unos cuantos días en ésta ciudad cosmopolita que recuerda a Europa. Hay mucho que hacer, desde museos, partidos de fútbol hasta bailar un tango pasando por los restaurantes que sirven la mejor carne del mundo, y miles de cafeterías en las que sentarse y ver la vida argentina pasar ante ti. Visitaré Uruguay cogiendo un ferry hasta Montevideo y Colonia de Sacramento.

OPCIÓN B

Días 69 a 78

Continúo rumbo al Sur a través de las salvajes y preciosas tierras hasta la punta del fin del mundo, la isla de Tierra de Fuego. Cogiendo un ferry llego a la ciudad más al Sur de la Tierra, Ushuaia, donde se pueden ver las aguas verdes del Canal de Beagle y los picos nevados tras él. Tras cruzar a la costa atlántica de la Patagonia podré visitar uno de los santuarios marinos. Pingüinos, leones marinos, elefantes marinos, pájaros de mar y a veces hasta se pueden ver ballenas. Siguiendo ahora una carretera fantástica que linda con el Atlántico a su derecha pasaré algunas ciudades importantes. Una, Puerto Madryn, fue el lugar en el que se asentaron hace más de un siglo los colonos galeses que ahora cultivan y tienen granjas a su alrededor. Atravesaré las vastas tierras de césped de la Pampa, la zona de Sudamérica de los “vaqueros”, donde los pistoleros gauchos en sus caballos se hacen cargo de vastas hordes de ganado.

Días 79 a 86

Un viaje a Argentina no está completo sin una visita a su capital así que seguiré por la costa hasta Buenos Aires. Unos cuantos días en ésta ciudad cosmopolita que recuerda a Europa. Hay mucho que hacer, desde museos, partidos de fútbol hasta bailar un tango pasando por los restaurantes que sirven la mejor carne del mundo, y miles de cafeterías en las que sentarse y ver la vida argentina pasar ante ti. Visitaré Uruguay cogiendo un ferry hasta Montevideo y Colonia de Sacramento.

Días 87 a 92

Continuando por Argentina visitaré la zona entre Argentina y Paraguay, lugar donde se ubicaron muchas Misiones Jesuítas construídas en el siglo XVI para convertir a los indios Guaranís. Visitaré las ruinas de San Ignacio antes de cruzar la frontera a Brasil donde cruzaré también una frontera de idioma, y pasaré del Español (todo el viaje hasta ahora) al Portugués. Las Cataratas de Iguazú en la frontera natural entre Argentina, Paraguay y Brasil, mucho más altas que las Cataratas del Niágara y más anchas que las Cataratas Victoria en África, serán un lugar inspirador para pasar unos días antes de continuar el viaje a través de Brasil. Descubriendo pequeñas cascadas, así como la fauna local, llena de tucanes, loros y plantas de colores; también haré un tour en helicóptero para sobrevolar la zona y poder sacar fotografías y vídeo.

Días 93 a 100

La próxima parada es Bonito donde haré un poco de esnórquel en uno de los ríos más limpios del mundo. Algunas caminatas en los bosques y montañas cercanas mostrarán toda la fauna local, entre ellos los monos, los caimanes o las anacondas. Empezaré el viaje por Brasil poniendo rumbo a la región de Pantanal donde haré algunos treks para ver las más de 600 especies de pájaros, o los más de 350 tipos de peces diferentes y las pirañas o reptiles.

Días 101 a 105

Llego a la costa brasileña en el pueblo de Parati. Ésta localidad pintoresca se ha quedado básicamente inalterada desde hace casi trescientos años. Los coches han sido prohibidos por sus calles adoquinadas a orillas del mar. Tras descubrir la ciudad, pondré rumbo a la ciudad del carnaval… Río de Janeiro. Llegaré justo para los Carnavales de Rio, caóticos y espectaculares. Un fin de viaje sencillamente espectacular.

Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.