Cosas bonitas que pasan cuando escribes un blog

Posted on by Juan Carlos Castresana
Imagen portada

Cuando regresé de Sudamérica, me planteé si seguir con Diario Nómada o no. Tal y como están las cosas, y el tiempo que me requiere tomar y retocar las fotografías para venderlas, era una distracción útil únicamente durante los viajes, ya que podía mostrar algo más lo que vivía durante el viaje, pero una “carga” tras regresar, pues un blog necesita un nivel de actualización alto.

Pero luego te das cuenta que lo que escribes tiene valor, y no solo para ti. En Otavalo conocí a Miguel, un artesano que vendía sus telas en el mercadillo y hacía muchísimos años que no veía a su hijo que se había mudado a Valencia, ni a su hija que también se había movido a Sevilla en España, dejando atrás el norte de Ecuador buscando algo mejor. El pobre hombre no pudo dejar su tierra natal, de la que está enamorado. Varios meses después de publicar mi artículo, el hijo de Miguel, David, lo encontró  y escribió un comentario agradeciendo la publicación del mismo y la foto que publiqué de su padre.

Recorres kilómetros y kilómetros, y de repente, esa conversación con ese hombre en el mercadillo cobra un sentido diferente, te das cuenta de la grandeza de internet, de la comunicación directa que hay aquí y que todo es completamente posible. Un hijo que hacía años que no veía una foto de su padre, que no había podido regresar a Ecuador, ve que alguien ha escrito y publicado una foto sobre él, y lo mejor, lo encuentra y escribe un comentario. Repito: qué grande es internet.

Otra nota curiosa vino tras escribir un artículo sobre Lorenzo, un poeta de Buenos Aires que me abordó mientras tomaba un café. Un buen hombre que hablaba en verso sobre el amor y la vida, sin página web ni presencia online, pero sin embargo, meses después de la publicación de su artículo, otro poeta que lo conoce le dedica un poema como comentario a su artículo. ¡Qué bonito gesto!

Resulta curioso que pasen estas cosas, puedes hablar de viajes, fotografía y mil cosas, pero son las personas las que hacen internet, son las personas las que se comunican, y el hecho de vivir estas dos experiencias en mi propio blog me dieron fuerzas para continuarlo y mejorarlo. Desde este humilde rincón de internet seguiré hablando de mi pasión: la fotografía y los viajes.

This entry was posted in Opinión and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

8 Responses to Cosas bonitas que pasan cuando escribes un blog

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡Bonitas histórias! Grande internet, grande,… Sigue escribiendo aunque sea para que podamos viajar sin salir de casa!

  3. Helena dice:

    Como la canción de Serrat: son aquellas pequeñas cosas… jejeje.
    Muy bonitas palabras y reflexiones. Al final, el mundo es un pañuelo.
    Un saludo y ¡ánimo con el blog!

  4. Esa es la verdad Castresana, internet es grande, claro. Pero lo verdaderamente grande son las historias que recoje y hacen que miles de kms. se conviertan en escasos centimetros. Un saludo crack.

  5. La mejor razón para seguir es que lo importante, aunque se muestre pequeño, es imprescindible. Este Diario lo es. Solo hay un camino y no conoce la marcha atrás. Deja las cunetas para la genista y los arbustos. Gracias por tu trabajo.

  6. Elena Ivanova dice:

    Que grande es internet, que cerca y conectados estamos todos por fin. Y que bien lo describes!!!

  7. Viaja Bonito dice:

    Muy bonito, parece que en internet no todo es virtual.

  8. Martha Luz Gòmez dice:

    Cuando escribo vuelo, escribir me transporta hacia la persona por la cual escribo, relatar vivencias , experiencias vividas que es más fácil compartir , escribiendo.
    Cuando no puedes decirle a alguien lo mucho que lo quieres, cuando no puedes ver a alguien porque esta lejos, escribir te acerca a esa persona y poco a poco acortas distancias y llega un momento en que sientes y vives lo que el otro te cuenta en su escrito.
    He experimentado el amor en la distancia y este ha sido un medio para mantenernos en contacto y mantenernos cerca aunque estemos lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *